Carboxiterapia:
La CARBOXITERAPIA es la aplicación percutánea o subcutánea de dióxido de carbono con fines terapéuticos. Dicha aplicación de CO2 se efectúa con un equipo capaz de controlar el volumen de gas (cm3) con una presión constante durante un tiempo determinado. El gas debe ser de tipo medicinal anaeróbico con 99.9% de pureza.

Está terapia es usada desde 1930 en los termales de Royat, Francia, donde se descubrió el efecto benéfico de CO2 producido por las aguas termales, allí un grupo de cardiólogos comenzó a utilizar la técnica para tratar arteriopatías periféricas, orgánicas y funcionales y en Argentina el Dr. Dicio habla del uso del dióxido de carbono subcutáneo, en 1953 el doctor Jean Baptiste Romuef, publicó un trabajo de 20 años de experiencia en la aplicación de CO2 subcutáneo.

A lo largo de los años el número de pacientes en la estación termal ha aumentado progresivamente, igual el número de personas tratadas con carboxiterapia, las estadísticas del Instituto de Investigaciones Cardiovasculares de Royat indican que hacia 1994 se han sometido a la carboxiterapia alrededor de 30.000 pacientes afectados de arteriopatías periféricas de diferentes causas, con resultados esperanzadores en lo que se refiere a la recuperación funcional.

Otra de las grandes ventajas descubiertas posteriormente de la CARBOXITERAPIA radica en ser una técnica muy efectiva en tratamientos estéticos.
 
 

MECANISMOS DE ACCIÓN DE LA CARBOXITERAPIA
El CO2 se introduce a nivel subcutáneo a través de una aguja de 30G que se coloca en la línea de muestreo, el control de la distribución se realiza por medio de un pedal que al presionar el equipo me indica que está abierto y desde la dosis elegida el equipo va disminuyendo de 10cm3 en 10cm3 por ejemplo de 500cm3 a 490cm3 y así consecutivamente.

Durante el suministro de CO2 es evidente un enfisema subcutáneo que se extiende en un área de 10cm alrededor aproximadamente, a lo que puede seguir un eritema con sensación de calor lo que evidencia el efecto y la actividad vascular del gas.
Por vía subcutánea el CO2 provoca una vasodilatación del microcírculo subcutáneo. Cuando la oxihemoglobina va a nutrir a nuestro organismo con O2 inmediatamente después de haber inyectado CO2, este cree que hay una descompensación por lo que aumenta la cantidad de O2 en esta zona, de esta forma se presenta la vasodilatación y el aumento de la oxigenación local, a su vez la hemoglobina va captando el CO2 que se ha introducido en el organismo. Esta acción se manifiesta a través del aumento de la velocidad de flujo y la apertura de capilares virtuales normalmente cerrados en condiciones parafisiológicas.

Los efectos del CO2 son demostrados por estudios realizados a través investigaciones microangiologicas (Videocapilaroscopia con sonda óptica) Muestra una vasodilatación capilar y venular activa y un aumento de la tesitura microvascular.


INDICACIONES DE LA CARBOXITERAPIA A NIVEL SUBCUTANEO:

  1. PANICULOPATÍA EDEMATOFIBROESCLEROTICA (CELULITIS)
  2. ADIPOSIDAD LOCALIZADA
  3. PATOLOGIAS VASCULARES ARTERIOSAS.

FARMACODINAMIA:

  1. Vasodilatación activa
  2. Incremento de fenómenos oxidativos
  3. Aumento del efecto de oro ( arteriolización de la sangre)
  4. Aumento de la oxigenación celular
  5. Efecto lipolítico
  6. Efecto simpaticolítico

CONTRAINDICACIONES:

  1. IAM, Anginas inestables
  2. ICC
  3. Tromboflebitis aguda
  4. Infecciones localizada
  5. Epilepsia
  6. Embarazo
  7. Insuficiencia renal y respiratoria